jueves, 7 de febrero de 2013

Lo veo venir hasta sin binoculares



La verdad es que es muy difícil escribir  sin mostrar algún indicio de sus creencias cuando se escribe sobre algo nacido en su imaginación. Es casi imposible desprenderse de su subjetividad cuando todo nace y se desarrolla en la cabeza. Lo triste es que por más que se intenta no se consigue sin dejar de ser auténtico, y de entrada se sabe que eso es lo primero que criticarán.

1 comentario:

  1. Lo que más he percibido y admirado de tu expresividad escrita es la sinceridad y la transparencia. Eso se hace patente tanto en el estilo que demuestras en tus narraciones cortas- el cual fluye elegante y acertado en las descripciones de la interioridad de los personajes, por ejemplo-, como en estos breves apuntes, en donde nos compartes los avatares de tu creatividad y tu inspiración.

    El hecho de que el autor comparta y haga comprensibles las contradicciones de su deseo expresivo, de sus afanes por comunicarse y compartir su experiencia interior, es siempre loable y enriquece mucho a los lectores, especialmente para saber valorar la creación literaria. Es una faceta especial que denota talento y empatía, lo cual te agradezco mucho, como lector fiel y como amigo, Malena.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar