martes, 2 de abril de 2013

Letras antiguas en un fin de semana de lluvias.



He estado buscando una obra de teatro del S.XVIII para incluirla en mi novela, pero quería algo nuevo, nada de lo que al menos yo ya conocía. Después de estar leyendo y releyendo encontré esta obra de teatro llamada: El si de las niñas de Leandro Fernández de Moratín.
Es una obra en apariencia fresa y sencilla pero que en su época fue muy criticada y hasta se buscó que fuera censurada por la Iglesia. Por mucho que se intentó que adviniera proscrita, ninguno de los preceptos religiosos había sido violentado en la obra, por lo tanto jamás se logró prohibir.
Entre las cosas que más se criticó fue una explicación, ultra moderna para la época,  de Don Diego que lee como sigue:   
“Ve aquí los frutos de la educación. Esto es lo que se llama criar bien a una niña: enseñarla a que desmienta y oculte las pasiones más
inocentes con una pérfida disimulación. Las juzgan honestas luego que las
ven instruidas en el arte de callar y mentir. Se obstinan en que el temperamento,
la edad ni el genio no han de tener influencia alguna en sus inclinaciones,
o en que su voluntad ha de torcerse al capricho de quien las
gobierna. Todo se las permite, menos la sinceridad. Con tal que no digan
lo que sienten, con tal que finjan aborrecer lo que más desean, con tal que
se presten a pronunciar, cuando se lo mandan, un sí perjuro, sacrílego, origen
de tantos escándalos, ya están bien criadas, y se llama excelente educación
la que inspira en ellas el temor, la astucia y el silencio de un esclavo.”

No está en mi lista de mis teatros favoritos, pero debo reconocer que con esta obra, desconocida para aquellos que no son Hispanistas, Fernández de Moratín sienta una pauta que me alegró conocer.
 En cuanto al proceso del fin de semana, debo señalar que fue interesante rebuscar entre letras del S.XVIII. Una travesía aventurera ocupó mi fin de semana de Semana Santa en medio de las lluvias. Me encanta viajar en el tiempo, y descubrir cosas nuevas.

1 comentario:

  1. Como te había comentado antes, ese hallazgo que lograste en Fernández de Moratín me parece brillante. En realidad si parecería adelantado a su tiempo en lo que se refiere a su percepción moral. Tal capacidad denota que eres buena lectora. Y por supuesto, dedicarle un fin de semana a las cosas de la literatura, me parece delicioso: esa cosquilla por investigar, por conocer más, por "viajar en el tiempo y descubrir cosas nuevas", es lo que te hace una persona muy valiosa y admirable.

    Me identifico con ese impulso intelectual y te comprendo bien, amiga mía.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar