martes, 5 de noviembre de 2013

Bright Star: Una película que reinvindica el gran amor del poeta JohnKeats.



¿Recuerdan la aclamada película THE PIANO? Quien  la recuerda lo hace  porque a Anna Paquin, a pesar de haber ganado el muy merecido Oscar, sus padres  no le dejaron ver la película hasta que fuese mayorcita. 


Escasas son las películas dirigidas por Mrs. Jane Campion, pero cuando aparece en la cartelera una película dirigida por esta artista del cine, lo menos que se puede esperar es: excelente selección musical, diálogos muy labrados, escenas conmovedoras, trama intricada y belleza cinematográfica. En fin, un trabajo de elegancia exquisita.


Así es la producción “ Bright Star”  que ocupó las salas de cine independiente en el 2010. Recuerdo haber ido a verla el día en  que por primera vez se presentó. Habíamos muy pocas personas en un pequeño y acogedor teatro  llamado De France, en Schottering 5, Wien. Y aunque salí molesta con ambos personajes principales, pues soy de las que me creo que todo lo que está sucediendo es verdad, puedo decir que la disfrute a todos los niveles. 


Trama:

Corre el 1818 , cuando el entonces fracasado poeta de 23 años, John Keats,  se ve obligado a regresar a Londres a cuidar a su hermano que está a punto de morir de tuberculosis. A Keats, quien en ese momento es bombardeado con las peores críticas literarias, está aquejado de deudas y tiene un hermano enfermo, la luz de un lucero le iluminará el camino como menos esperaba.  


Fanny Brawne , la típica “girl next door”,  joven, extrovertida, elegante y llena de pretendientes,  poco impresionada por Keats, su poesía o la de cualquier otro, conmovida al saber que él cuida de su moribundo hermano comienza a interesarse en entablar una amistad con John y le pide que le enseñe poesía. Para sorpresa de ambos esta relación amistosa terminaría convirtiéndose en el gran romance que acompaña a la figura del, hoy, gran poeta del romanticismo inglés. 

 






Datos sobre John Keats y Fannie Brawne, sin apresurarme a delatar datos importantes de la película:








John Keats




  • John Keats estudiaba cirugía, y lo abandonó por su sed literaria.
  • Casi toda la  familia del poeta murió de tuberculosis.
  • Keats, no tenía donde caerse muerto, siempre dependió de la bondad de sus amigos. Y como se deja entrever en la película, ella se encargó de preparar su ajuar para el invierno, ya que sus piezas eran viejas y no había dinero para más.
  • Sus mejores poemas fueron escritos durante los tres años de relación con Miss Brawne, a quien tomó por musa.
  • En uno de sus enojos él quemó la correspondencia escrita por ella.
  • Murió de tuberculosis en Roma, pensándose un fracasado.



Fannie Brawne, después de la muerte de John Keats 


  • Seis años después de la muerte de Keats, Fanny Brawne se convertiría en esposa de Louis Lindon.
  • De este matrimonio nacieron tres hijos.
  • Lamentablemente y como siempre, los grandes amores que nos conmueven son aquellos con finales trágicos. 
  • Fanny Brawne, tuvo la oportunidad de ver cómo iba surgiendo la fama y el prestigio de Keats luego de su muerte (Estoy segura que eso  debía provocarle orgullo y  dolor en el alma). Ella guardó total silencio sobre su relación, permaneciendo oculta tras el anonimato.  Ocho años después de la muerte de Keats, Charles Brown, amigo del poeta, consultó con Fanny su otorgaba el permiso para  discutir el amor que hubo entre ellos en una biografía que éste estaba redactando. La, ahora Sra. Lindon,  dio su consentimiento pero con la condición de no utilizar su nombre (¡Lista! Ella sabía cómo evitarse los problemas en casa). Con la publicación de la biografía de Keats  surge el gran misterio: ¿quién es la enigmática dama que fue musa de Keats?  

  •  Ella guardó las cartas de Keats, por su valor sentimental, pues no fue famoso hasta algunos años después. Al final de sus días, su familia había perdido su capital y entregó a sus hijos las cartas, notas y objetos que aun guardaba de su relación con Keats (Seguro las tenía  escondidas, pues dudo que a su esposo le hubiesen gustado mucho debido a los desbordantes sentimientos de la correspondencia) diciéndole que ella estaba segura de que algún día valdrían mucho (ese era el nivel de fe que ella guardaba en el talento de Keats). En 1872, cuando el marido de Fanny, Louis Lindon, fallece, los hijos de este matrimonio venden las cartas que su madre había mantenido de Keats (Que listos, ¿no? Sabían que podían ganarse la mala voluntad testamentaria, si les quedaba algo para entonces, de su padre).  

  • La relación de Fanny y Keats no tuvo buena acogida entre los  seguidores decimonónicos de Keats, pues entendían que  estás cartas ridiculizaban al poeta (Como ya mencioné, no se publicaron las de Fanny, pues éste las había quemado. Yo, de verdad que no entiendo como ellos esperaban que fuesen esas cartas. Keats era un romántico nato y para colmo enamorado… ¿Qué esperaban? ¿Qué fueran rudas y escuetas? Evidentemente las cartas de John Keats  iban a hablar de tirarse al piso a llorar y morir de amor, pero bueno…). En una sociedad victoriana, muy distinta la nuestra,  las cartas de Keats eran consideradas extremadamente dramáticas, crueles y manipuladoras (Pues bien, ojala, me las hubiese escrito a mí con todo su drama y su manipulación y lo que le diera la gana. A mí me han encantado, la verdad.). Lo peor fue que al saber que la musa era Fanny Brawne, la rechazaron diciendo que era imposible que John Keats, EL GRAN POETA ROMÁNTICO hubiese dirigido sus cartas (era su letra, su estilo de escribir y eso era innegable) a Fanny, una niña  inmadura y frívola.  Comentaron que Fanny  debió destruir las cartas no solo por respeto al poeta, sino por ella misma. La lengua viperina del público no se limitó a esto, sino que  alegaron que lo mejor que le pasó al poeta fue morir antes de casarse con la chica, pues el carácter de ésta lo hubiese destruido.( La crítica suele ser más cruel y despiadada cuando sus víctimas están muertas y no pueden defenderse.
  • Los años pasarían,  pero al final la historia de amor sería reivindicada. En 1937, se publicaron una serie de cartas de Fanny a Frances Keats, hermana del poeta, en la que se veía el amor que Brawne sentía por John. En ese momento, la gente empezó a pensar que si Keats escribió esas cartas a Fanny sería porque el sentimiento era mutuo y la perspectiva hacia Fanny comenzó a cambiar.
  • Todavía hoy, hay gente que se pregunta por qué Fanny guardó todas esas cartas. (Para mí, es completamente lógico.  ¿De verdad creen que una persona botaría las cartas de alguien que amo con intensidad, y menos cuando cuenta con su caligrafía?  Yo las hubiese guardado aunque lo más lindo que dijeran fuese “Beibi, mira que estás bien buena. Dale”.[1])  Hay estudiosos que alegan que Fanny no entendió el trabajo de Keats. Que el valor de la poesía de John, para Fanny era que para Keats lo era todo. (¡Aja! ¡qué importa!  ¿No somos así todos cuando queremos a alguien? Siempre hay un impresentable-¡ups!- que mete la cuchara donde no lo han invitado a opinar). Si a Fanny le importó la poesía de Keats, por su valor literario o no, da igual. Lo que si sabemos, y es lo que importa, es que el hombre que para el mundo literario es el aclamado John Keats, para ella era simplemente John,  su amor. Si  este  amor era  suficiente para el público o no: ¿a quien le importa?. Fue este el que llevó a Keats a tener los últimos tres años más sentimentales de su vida.



[1] Si algún parecido con los delicados versos de Pitbull, es una coincidencia.






Algunas de sus cartas:
13 de oct.1819

25 College Street

My dearest Girl,

This moment I have set myself to copy some verses out fair.  I cannot proceed with any degree of content.  I must write you a line or two and see if that will assist in dismissing you from my Mind for ever so short a time.  Upon my Soul I can think of nothing else - The time is passed when I had power to advise and warn you again[s]t the unpromising morning of my Life - My love has made me selfish.  I cannot exist without you - I am forgetful of every thing but seeing you again - my Life seems to stop there - I see no further.  You have absorb'd me. I have a sensation at the present moment as though I was dissolving - I should be exquisitely miserable without the hope of soon seeing you.  I should be afraid to separate myself far from you.  My sweet Fanny, will your heart never change?  My love, will it?  I have no limit now to my love - You note came in just here - I cannot be happier away from you - 'T is richer than an Argosy of Pearles.  Do not threat me even in jest. I have been astonished that Men could die Martyrs for religion - I have shudder'd at it - I shudder no more - I could be martyr'd for my Religion - Love is my religion - I could die for that - I could die for you.  My Creed is Love and you are its only tenet - You have ravish'd me away by a Power I cannot resist: and yet I could resist till I saw you; and even since I have seen you I have endeavoured often "to reason against the reasons of my Love."  I can do that no more - the pain would be too great - My Love is selfish - I cannot breathe without you.

Yours for ever
John Keats


de febrero de 1820
Mi queridísima Niña:
Según todas las apariencias tengo que estar separado de ti tanto como sea posible. Cómo seré capaz de soportarlo, o si no será peor que tu presencia ocasional, no puedo decirlo. Tengo que ser paciente, y entretanto tienes que pensar en ello lo menos posible. No permitas que detenga por más tiempo tu ida a la Ciudad - puede que no haya final a este encarcelamiento.
Quizás sea mejor que no vengas antes de mañana por la tarde: sin embargo envíame sin faltar un buenas noches. Conoces nuestra situación - la esperanza que hay si yo me recuperara tan pronto - mi propia salud no me tolerará que haga ningún esfuerzo.
Me han recomendado que ni siquiera lea poesía y mucho menos que la escriba. Desearía tener un poco de esperanza. No puedo decirte olvídame - pero diría que hay imposibilidades en el mundo. No más de esto - No soy lo suficientemente fuerte para quitarme el hábito - no hagas caso de esto en tus buenas noches. Ocurra lo que ocurra yo siempre seré, tu queridísimo Amor
Tu afectuoso
J.K.-





My Dearest girl, 
I have been walking this morning with a book in my hand, but as usual I have been occupied with nothing but you. I am tormented day and night. They talk of my going to Italy. It’s certain that I shall never recover if I am to be so long separate from you: yet with all this devotion to you I cannot persuade myself into any confidence of you… You are to me an object that I intensely desire, the air that I breathe in a room in which you are not standing by my side is unhealthy. You have plenty of activities, you can be happy without me. Any party, anything to fill up the day has to be enaugh. How have you passed this month? Who have you smiled at? You do not feel as I do, you do not know what it is to love, one day you may, your time has not comed yet. I cannot live without you, and not  you but chaste you; virtuous you. The sun rises and sets, the day passes, and you follow the bent of your inclination to a certain extent. You have no conception of the quantity of miserable feeling that passes through me in a day. Be serious! Love is not a plaything and again do not write unless you can do it with a crystal conscience. I would die sooner If you’d want me too. 
Yours for ever
J. Keats


Estrofa de ODA A UN RUISEÑOR  (J. Keats) 
Away! away! for I will fIy to thee,
 Not charioted by Bacchus and his pards,
 But on the viewless wings of Poesy,
 Though the dull brain perplexes and retards...
 


Las cartas las encontré en :

5 comentarios:

  1. Que fuerte e interesante. Que gran trabajo, Rompe, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. cuando los que critican, no saben sobre que lo hacen!!! Que pena para ellos! Gracias por este post!!!

    ResponderEliminar
  3. Mi poeta preferido. Tengo todas sus obras poéticas y sus cartas. En mi pequeño estudio tengo una reproducción de su retrato en gran formato, que conseguí en su casa museo en Londres.

    Me encantó la película.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo sabía que era un poeta romántico inglés, pero nada más hasta ver la película. Pero he quedado fascinada con él y la peli. Tengo una colección de sus cartas en .pdf.

    ResponderEliminar